alt_mg_2831

Buenos Aires, 2 de febrero (Télam).- El director Mariano Dossena es responsables de la versión de “El tiempo y los Comway”, de J.B. Priestley, que con traducción de Jaime Arrambide se ofrece en el porteño Centro Cultural de la Cooperación (Corrientes 1543), domingos a las 20.30.
John Boyton Priestley (1894-1984) fue un dramaturgo británico muy visitado por los elencos argentinos hace medio siglo a través de piezas como “Esquina peligrosa”, “Yo estuve aquí una vez” y “El árbol de los Linden”, todas con juegos sobre el tiempo.
“Esta es una obra que me acompaña desde mi adolescencia -dijo Dossena (33 años) en declaraciones a Télam-, una de las primeras que leí cuando empecé a desarrollar mi interés por el teatro; me quedó un sabor sorprendente, fue determinante.”
Dossena dicta clases de actuación en el Colegio Nacional de Buenos Aires, “donde hacemos obras clásicas; y cuando me reencontré con esta pieza me dije por qué no hacerla con actores profesionales…”.
“Yo, como director joven, me siento un poco como bicho raro dentro de mi generación -apuntó-, tengo algo distinto, me gusta mucho el teatro de repertorio, de texto, piezas de Tennesee Williams, Lorca, mi favorito…”
Dossena reivindicó “esos aromas”, “que creo que están entroncados con lo que está pasando ahora, lo que están haciendo los nuevos dramaturgos; creo que son autores que hay que revisar para entender mejor el presente”, dictaminó.
Señaló que normalmente no se aprecian obras de ese estilo en los teatros no comerciales: “Se ven en los oficiales, el San Martín o el Cervantes, pero en el teatro independiente es muy difícil abordarlas”.
“Eso por problemas de estructuras de producción, de tiempos de los actores -apuntó-, nosotros tuvimos suerte tanto con el elenco como con la estructura que usé, porque medianamente pudimos salir adelante y la propuesta es muy digna visualmente.”
La pieza es compleja porque abarca dos épocas, 1920 y 1940, separadas entre sí, “de modo que el trabajo de vestuario y escenografía es muy intenso, porque son dos épocas muy distintas y los actores atraviesan dos edades: 20 años atrás y 20 hacia adelante”.
“Es una obra muy disfrutable para actuarla y para dirigir también, muy compleja para sostener: es una obra de tres actos que serán representados en su orden aunque sin intervalo, con algunas podas lógicas y una actualización del lenguaje”, apuntó.
Y agregó que tampoco los cortes fueron tantos “porque el texto es tan interesante y rico, así que hubo que ‘podar’ con mucho cuidado” para no debilitar los cambios en el tiempo, que son la clave principal.
Dossena lamentó que muchos teatros actuales no tengan telón de boca: “Yo recuerdo cuando mi padre me llevaba al teatro e imaginar qué iba a pasar después que se corriera el telón es algo que también se ha perdido porque ahora las salas también son distintas”, comentó.
“Ahora las salas se inclinan hacia lo cotidiano, se alejan de la vieja herradura a la italiana y tienen a ser más ‘espacios’, abiertos y multifuncionales, que hace que aquella ilusión teatral esté un poco olvidada”, sintetizó el director.
El elenco de “El tiempo y los Conway” está integrado por Victoria Arderius, León Bara, Hernán Bergstein, Luis Gritti, Diana Kamen, Gabriel Kipen, Margarita Lorenzo, Mariela Rojzman, Alcira Serna y Mecha Uriburu.
En tanto, el vestuario es de Julieta Fernández Di Meo y Nicolás Nanni, la escenografía de Nanni, las luces de Pedro Zambrelli y la música de Diego Lozano.(Télam).-
hp-sa-jag
Telam.com.ar

Anuncios